13/12/14

Elementos típicos de la arquitectura tradicional pradeña

Complementando a las viviendas tradicionales, existen varios elementos de las mismas o cercanos a ellas que merecen especial mención y son los siguientes:

Pozo pradeño en el corral de una casa, con típico brocal de tinaja cortada

Pozos

La mayoría de las casas típicas estaban o estan dotadas de al menos un pozo del que se sacaba agua para dar de beber a los animales y también para otras funciones. En verano, los pozos de las casas también eran utilizados para enfriar por ejemplo botellas de vino o de sifón, que se sumergían en el pozo dentro de una cesta atada a una cuerda. También se sumergían de ésta manera sandías y melones. Los pozos típicos pradeños suelen tener más o menos un metro de diámetro y unos tres metros de profundidad. Se da el caso de que algunos están comunicados entre sí por tunelillos que facilitan el manar del agua. Los pozos normalmente están situados en los patios de las casas, aunque a veces se da el caso de que están en alguna dependencia interior. El brocal de los pozos suele ser de piedra, de ladrillo y en muchos casos, consistente en el cuello cortado de una tinaja. Y aquí aprovecho para lanzar un consejo a todos aquellos que tengan la fortuna de poseer un pozo tradicional en su casa: Si reformais o haceis obra en vuestra casa, conservad el pozo. Estareis conservando una fuente de agua natural y gratuita que os puede servir para muchas cosas, y además contribuireis a eliminar molestas humedades. Aquel que ciega su pozo, pierde un tesoro.


Patios

El patio de las casas es la parte más variante en cuanto a uso, tamaño y ubicación. Puede ser enorme o diminuto, y puede hacer de patio de luces, de entrada al recinto de la casa, de lugar de acceso a cuadras, portaleras y gallineros, etc. También de sitio para desarrollar algunas labores como herrado de caballerías, algunas faenas domésticas como friega de cacharros, lavado de ropa en pila, tendedero, etc. Los patios tradicionalmente estaban empedrados con cantos rodados y en ellos se solían plantar pequeños arbustos, algún árbol frutal o parra.

Típico patio - corral pradeño de adobe encalado (hoy desaparecido)

Puerta falsa

Una gran característica de la arquitectura tradicional de Villa del Prado son las llamadas “Puertas Falsas”. En las casas existe la Puerta Principal, que es por la que normalmente se accede a la parte de vivienda, pero en lo que concierne a la parte de labor de la casa, para entrada de carruajes, animales, etc. existe otra puerta llamada popularmente en éste pueblo “Puerta Falsa”, que suele ser de mayor tamaño que la Principal y antiguamente más usada que ésta, por motivo del trabajo agrario. Hoy en día las mulas ya no entran y salen por las Puertas Falsas, pero éstas puertas se han convertido en una excelente entrada para automóviles y tractores a los patios y portaleras.


Poyo

Junto a las puertas principales o falsas de las casas se encuentran los poyos, normalmente consistentes en un bloque de granito horizontal o una gran piedra cuadrangular. También los hay hechos de obra.  Éstos sirven para sentarse a la puerta cuando hace buen tiempo.
Uno cualquiera de los tradicionales poyos para sentarse a las puertas.


Piedras de esquina

En las esquinas de las calles lo típico es colocar una piedra, generalmente consistente en un bloque de piedra vertical, en donde la pared forma el ángulo. Antiguamente éstas piedras servían para que los carros no rozasen sus ruedas con la pared al doblar la esquina. Hoy en día, al construírse casas nuevas, a veces se colocan con fin decorativo.
Típica piedra de esquina.

Pajares

La forma de almacenar la paja en Villa del Prado era guardarla a cubierto. Por ello existían en Villa del Prado numerosos pajares, que en ocasiones forman parte de los edificios de labor/vivienda y en otros casos forman parte de edificios solamente de labor. Los pajares suelen estar siempre situados en alto, en pisos superiores, y están provistos de puertas de trampilla que se abren tirando de una cuerda. La paja se impulsaba con horquillos desde el suelo hacia arriba y entraba en los pajares por ésas trampillas. Del mismo modo, cuando se necesitaba sacar paja del pajar, bastaba en hacerla caer por la trampilla, para después alimentar al ganado.


Sobrao o Sobrado

Se llama así al último piso superior de las casas tradicionales, donde está el hueco del tejado, justo debajo del mismo. En otras comarcas recibe el nombre de Doblao, Cámara o Troje. Se utilizaba generalmente para almacenar aperos de labranza, herramientas, colgar productos de matanza y otros alimentos que necesitasen curarse o secarse. Hoy en dia suele ser utilizado como desván o trastero.
Típicas pequeñas ventanas de sobrao pradeñas


Portaleras

Las portaleras son los lugares destinados a vivienda de ganado. Pueden estar o bien en el campo o formar parte de una casa de vivienda/labor. En cualquier caso, suelen consistir en unos lugares grandes cubiertos, de construcción similar a la de las casas: barro, piedra o ladrillo, con cubierta de madera y teja también.


Boyerías o Boyerizas

Se denomina así a las portaleras destinadas a la vivienda de bueyes y ganado vacuno.


Cuadras

Generalmente consisten en una habitación que está junto a la vivienda de las personas, y en la cual solían vivir las mulas que servían para trabajar en el campo. Las cuadras estaban dotadas de Pesebres, donde comían las mulas. En numerosas ocasiones, las cuadras estaban debajo de un pajar, para directamente al abrir una trampilla, caer la paja desde el techo hacia los pesebres para alimentar a las mulas.


Herrén

En Villa del Prado se denomina como herrén a los recintos particulares, generalmente de gran superficie, que pueden estar rodeados de una tapia o no y que están siempre dentro del núcleo urbano o en las afueras. Sus funciones eran fundamentalmente preparar semillas para después sembrarlas, cultivar árboles frutales y algunas hortalizas; y también una errén se utilizaba como lugar de esparcimiento para animales de labranza, sembrándose en ella forraje para que se alimentasen. Una errén es por tanto, un sinónimo de “parcela” o corralón; un huerto multifuncional dentro del núcleo urbano del pueblo. Las errenes son algo muy importante en Villa del Prado desde el punto de vista urbano y tradicional, pues muchas calles de la trama urbana del pueblo están compuestas por gran número de éstos recintos, que se conjugan con las casas de vivienda. Dentro de una errén también puede haber portaleras, cobertizos o casetas; también pozos o estanques.

Por Juan Durán

2 comentarios:

  1. Hola Juan.
    Aunque no soy natural de Villa del Prado, sí que guardo una estrecha relación con el pueblo desde hace muchos años.
    Si me permites quería hacerte una sugerencia.
    Desde siempre he constatado en gentes del pueblo una tradición, que a mi parecer es muy bonita y de un gran acerbo cultural, me refiero a los dichos populares. Siempre he querido sentarme con algunas de estas personas y recopilar esos dichos, pero nunca lo he hecho y desgraciadamente algunas de esas personas nos van dejando.
    Bien, la susodicha sugerencia se refiere a que, en la medida de lo posible, fueses o fuésemos añadiendo en este blog los dichos populares que conozcamos o lleguemos a conocer por el trato con personas que los conozcan.
    Te puedo asegurar que algunos de los que he oído transmiten una sabiduría popular que te dejan pasmado.
    En fin gracias por este blog, que me ha gustado mucho, y por tu atención.
    Un Saludo
    Juan Antonio Lozano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Antonio. Efectivamente hay dichos y refranes que proceden de la sabiduría popular ancestral en Villa del Prado, así como otros aspectos del folklore verbal, que poco a poco iré añadiendo a éste blog. En cuanto a los dichos, personalmente no tengo una recopilación muy extensa. Pero si lo deseas puedes en tus comentarios aportarlos.
      Es para mí una alegría siempre que haya personas a las que les guste éste pequeño trabajo que hago sobre la cultura del pueblo. Gracias a tí por tu atención.

      Un saludo. Juan Durán.

      Eliminar