14/12/11

MISCELÁNEA DE TRADICIONES (2)

CENCERRADAS Y ALBOROQUES

Una de las tradiciones que se celebraban en Villa del Prado hace siglos, eran las denominadas como "la Cencerrada" y el "Alboroque". Éstas dos palabras las encuentra hace años el profesor Alejandro Peris leyendo los archivos municipales pradeños, aunque sólo se menciona su nombre y Peris las señala como tradiciones perdidas. Por las preguntas que he podido hacer, de la gente mayor que vive actualmente, no he encontrado a ninguno que recuerde nada acerca de éstas dos tradiciones, por lo cual debieron perderse en Villa del Prado hace muchas décadas, quizá mas de un siglo, aunque en bastantes lugares de España se han conservado hasta hace menos tiempo. 

Un Alboroque es un convite o invitación que se hace cuando se ha procedido a un contrato o acuerdo, una especie de pequeña fiesta; y una Cencerrada, -palabra más conocida hoy en día-, es un ruido o escándalo que se hace para animar cualquier acontecimiento o para gastar bromas. El Alboroque se hacía, por ejemplo, cuando un campesino vendía un cerdo, una mula o un buey a otro, y se sacaban algunas cosas de comer y beber a una mesa como pequeña invitación por la venta hecha entre los dos hombres, o las dos familias; pero también el Alboroque se hacía cuando una pareja de novios ya acordaba casarse pronto, y entre las dos familias se invitaban a aperitivos y bebidas, que hace siglos consistirían seguramente en embutidos del cerdo, queso, dulces y vinos. Era una especie de "despedida de solteros" de la época. Es entonces, cuando el Alboroque (cuya significación seguramente es la misma que "alboroto", por el carácter festivo del acto), podía acompañarse de una Cencerrada. En éste caso, los amigos y vecinos de los novios salían con cencerros, generalmente grandes, a hacer ruido, dar golpes, reirse y gastar bromas a los que se casaban. Es en éste caso de bodas, cuando el Alboroque y la cencerrada iban unidos, y el que creo que sería más frecuente en Villa del Prado. Como vemos, en nuestro pueblo también se celebró hace ya mucho tiempo la tradición de hacer ruido con cencerros para celebrar fiestas. Hoy en dia, pervive en muchos puntos de la españa rural éste tipo de tradición, y en algunos lugares ha sido declarada bien cultural, por ejemplo en "La Machada" (El Bocígano, Guadalajara) y en la "Diablada" (El Hito y Almonacid del Marquesado, Cuenca).

***

LA VUELTA DE SAN ANTÓN
La conocida tradición religiosa de bendecir animales el día de San Antón congrega a muchas personas que todos los años hacen cola en iglesias llevando sus mascotas o ganado para ser bendecidos. Existen muchas maneras distintas en toda España de celebrar éste día, siempre contando con nuestros pequeños -y grandes- amigos. Hasta aproximadamente la década de 1960, Villa del Prado tenía su tradición peculiar de celebrar éste día, relizando lo que se denominaba como "La Vuelta de San Antón". Consistía ésto en que los campesinos, muchos de los cuales eran propietarios mulas, burros y otros tipos de caballerías, así como de bueyes, que eran los medios de trabajo y transporte ántes de generalizarse los tractores y furgonetas; de acudir con éstos grandes animales hasta la iglesia y realizar una procesión con ellos andando alrededor del edificio dando una vuelta, tras lo cual eran bendecidos. La tradición fue perdiéndose al ir desapareciendo del pueblo ésta clase de ganado, aunque actualmente se celebra el día de San Antón con las mascotas y animales de compañía que la gente lleva.


por Juan Durán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada