12/4/11

EL CAMINO DE PINGAS

Cuesta del camino de Pingas
Una de las muchas rutas y paseos naturales que ofrece el entorno del pueblo de Villa del Prado es el del llamado "Camino de Pingas", o también llamado "Carril del Negrillo", en toda su extensión. En éste caso nos adentramos en el terreno llano que se extiende hacia el sur-sureste del pueblo, zona en la cual podemos encontrarnos con los pequeños vallejos y cuencas de los arroyos que finalmente desembocan en el Alberche. Naturalmente es en las márgenes de éstos arroyos donde podemos encontrar una mayor y más frondosa vegetación. El resto de terreno está ocupado por tierras de labor y viñas, salpicadas de algunas zonas de matorral y encinas.
Aspecto del cauce del arroyo de Los Parrales junto a la Huerta de Pingas

En Villa del Prado comienza la carretera que se dirige al Hospital Virgen de la Poveda, y a poca distancia de pasar las últimas urbanizaciones que rodean el casco urbano, surge una pronunciada curva a la derecha. Pues bien, es justo en ésa curva, donde en la margen izquierda de la carretera, sale el camino que conduce a la Huerta de Pingas. Siguiéndolo y llegados al paraje de "La alameda Blanca", el camino se cruza con otros dos y prosigue hacia delante, y es donde se convierte en una pronunciadísima cuesta abajo encajada en dos fuertes paredes de barro y rodeada de matorrales y arbustos autóctonos, cuyo verde contrasta con el rojizo de la tierra arcillosa. Al final de ésta cuesta se encuentra el Arroyo de los Parrales, el cual en tiempo de lluvias cruza sobre el camino y lo convierte en vado. 
Otro aspecto del agreste y natural arroyo

Es en éste lugar donde podemos encontrar la mayor abundancia de vegetación y frescor. A nuestra derecha, pasado el arroyo, se encuentra la llamada "Huerta de Pingas", sin uso desde hace bastantes años, y situada en una insólita isleta-terraza, que le confiere un aspecto muy particular. En el borde de la huerta encontramos una abundante colonia de cañas que crecen con la humedad natural del arroyo así como otros muchos arbustos y encinas típicos de la zona. 

Antigua noria de la huerta
Dentro de la huerta observamos las casillas propias de la misma; aunque la construcción de mayor interés es una típica noria tradicional pradeña de brocal alargado, que aunque ya sin ruedas de hierro ni mecanismo, está en bastante buen estado de conservación.

Juan Durán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada