12/12/07

LA ILUMINARIA
















En éste artículo repasaremos ésta bonita tradición pradeña, hoy perdida, que se celebraba justo en éstas fechas (Corpus Christi). La iluminaria eran una serie de hogueras que se hacían a las puertas de las casas. Se celebraba tres veces al año, la noche del Corpus y la del 7 al 8 de Septiembre, es decir, la primera noche de las fiestas de la Virgen de la Poveda, y en la noche de San Juan, el 24 de Junio.
Desde tiempos remotos, los mayordomos de la Hermandad Sacramental del Santísimo Sacramento, aparte de lanzar cohetes, como actualmente, también realizaban iluminarias en las puertas de sus casas, se sacaban trastos viejos o leña y se hacía un montoncito que se prendía y dejaba quemar.
Respecto a las iluminarias del 8 de Septiembre, éstas se hacían desde tiempo inmemorial en todas las casas del pueblo, por lo cual era un acontecimiento que llenaba las calles de pequeñas hoguerillas, mucha luz y color, fuego iluminando las casitas de adobe y piedra con su luz anaranjada. Era una celebración familiar. Cada familia sacaba los trastos (tablillas y cajas de cartón, etc.) que sobraban en la casa, y se hacía una pequeña pila frente a la puerta de la casa. Entonces, se procedía a prenderlo fuego. Pronto, el pueblo estaba lleno de éstas iluminarias.
También el día de San Juan, se han hecho antiguamente hogueras, pero en el campo, apilando trastos viejos, maderas y cartones.
Sobre el origen de Las Iluminarias, en el caso de las del Corpus, se trata seguramente de un origen de devoción de la Eucaristía, de unos pocos siglos de antigüedad; pero en el caso de las de San Juan y La Poveda, quizá el origen haya que buscarlo mucho ántes. En el caso de las de San Juan, se trataría, como en toda España, de la primitiva celebración de hace milenios, del solsticio de verano, después cristianizada. Y en cuanto a la de Septiembre, también por ésas fechas en época pre-cristiana, se celebraban una especie de ritos agradeciendo a los Cielos o a los Dioses que las cosechas hubiesen salido bien, que la vendimia hubiese sido fructífera, y a la vez se pedía un invierno benévolo. Eran los ritos del final del ciclo agrícola. Posteriormente, ya en época cristiana, éstos ritos se harían coincidir con la actual Fiesta de la Natividad de la Virgen (8 de Septiembre), en nuestro caso, La Poveda. Como sabemos que Villa del Prado seguramente se fundó en la Edad Media, quizá entre los años 1.100 al 1.200, pues lógicamente éstas tradiciones de las hogueras de San Juan y Septiembre, al ser anteriores, las traerían aquellos pobladores que vinieron a fundar el pueblo desde otras aldeas de otros puntos de Castilla, y las del Corpus se fundarían tiempo después por los ya pradeños. De todas formas, quizá en las villas romanas que hubo en el río Alberche, cerca del Cerro de las Vacas, se celebrasen también ritos con hogueras en su época. En todo caso, el hecho de quemar en las Iluminarias trastos viejos, tiene sus raíces en antiguos ritos de purificar las cosas y “comenzar una vida nueva”, mejor y renovada.
La tradición de la iluminaria popular de Villa del Prado desapareció hacia 1980, cuando el automóvil comenzaba a aparecer aparcado de forma numerosa en las calles del pueblo y se hizo peligroso hacer éstas hogueras. En cuanto a las del día de Corpus, todavía en la actualidad hay mayordomos de la ántes mencionada Hermandad que hacen una iluminaria, pero en sus patios o corrales particulares, lo cual lo convierte en algo privado, no accesible al público en general, no teniendo por tanto, el "status" de tradición general popular.
Fuego purificador, fuego que se eleva. quizá plegaria de un pueblo que eleva sus peticiones mediante las llamas; trastos viejos quemados, como símbolo de purificación, de destruír lo viejo y lo sobrante para desear un futuro mejor. Acción de Gracias a Nuestra Señora de la Poveda por las cosechas y por la vendimia. Es el folklore del pueblo español, fuego que ya los Iberos encendían en los solsticios hace miles de años, raíces ibéricas que continúan en nuestra actual cultura. En villa del Prado, ya no, porque se perdió ésta bonita tradición, por eso sería deseable recuperar éste acontecimiento, aunque haya que hacer las hogueras en algún descampado aparte y lógicamente bajo el control de las medidas de seguridad oportunas.

Proposición de recuperar la tradición de la Iluminaria:
Realización de una hoguera en la Plaza Mayor el día del Corpus o San Juan, similar a la que se hace en San Silvestre en el vecino pueblo de Chapinería, que unifique en una sola lo que ántes fueron las hogueras individuales en cada casa, asegurando de ésta manera la recuperación de la tradición de cara al público en general, recuperando el folklore y tradiciones pradeñas, y al mismo tiempo haciéndose de una forma más segura.

por Juan Durán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada