6/2/08

MISIÓN RESCATE (1968-2008-aniversario), - EL INTERÉS TURÍSTICO HISTÓRICO Y ETNOLÓGICO POR VILLA DEL PRADO

El interés por el legado cultural e histórico de un pueblo, comarca o ciudad, es algo que ha existido en la historia desde tiempos remotos. Podemos ver ejemplos de cómo en la época del Renacimiento se comenzaban a descubrir y estudiar ruinas del tiempo romano; en el Descubrimiento de América los colonos españoles descubren los monumentos indígenas; En la época de la Ilustración del siglo XVIII se estudian igualmente objetos y ruinas pertenecientes a diversas culturas. Es definitivamente en el siglo XIX cuando estalla con fuerza en interés a nivel general y de todas las capas sociales por los legados históricos y culturales. Nace así el Turismo, las revistas ilustradas llevan a los rincones de todos los hogares de clase media los descubrimientos arqueológicos y el conservacionismo de cuadros, esculturas, edificios, etc. Surgen investigadores y viajeros que estudian las costumbres de comarcas y aldeas de todo el mundo. En concreto en España el interés etnológico es enorme. Los pueblecitos de Castilla, Galicia, Andalucía, etc. reciben a partir del siglo XIX las visitas de estudiosos y etnólogos, periodistas, dibujantes y fotógrafos que hacen una enorme labor por la conservación y recuperación de costumbres, fiestas y patrimonio cultural.

Villa del Prado también ha participado a lo largo de su historia de éste interés. Por ejemplo, la primera vez que se escribió y recopiló la historia de la aparición de la Virgen de la Poveda fue por un fraile capuchino en el año 1914, el cual publicó en una revista dicha antigua historia tradicional pradeña. Poco después, en 1920, los médicos Joaquín Vilar y Salvador Caracuel publicaron su estudio titulado "Topografía médica de la Villa del Prado", en el cual se hacía un estudio de las plantas medicinales que nacen en el pueblo , pero además un apunte histórico-artístico pradeño.

En 1928, A. Cantó publica "El turismo en la provincia de Madrid", en el cual se dan nuevos datos sobre nuestro pueblo y ya en la década de 1950, surgen artículos como el de la revista "Ferroviarios", en el cual se anima a los turistas que utilizaban el tren de vapor para visitar los monumentos de Villa del Prado. En 1956, el libro "crónica y guía de la Provincia de Madrid" de Federico Carlos Sáinz de Robles publica un hermoso reportaje sobre Villa del Prado, titulando a la iglesia incluso como "La catedral sumergida", por el efecto visual que causaba al acercarse al pueblo la aparición de la torre que parecía salir del suelo semienterrada por los sembrados.

Dentro de Villa del Prado han sido varias las personas preocupadas por el conservacionismo del patrimonio histórico y cultural, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX hasta hoy mismo. Vecinos corrientes, algún párroco, maestros... No citaré nombres, por si acaso me dejo en el tintero a alguno. El caso es que éstas personas siempre merecen un elogio, por pequeña que haya sido su contribución.

En éste artículo nos ocuparemos de una experiencia pionera en el conservacionismo desde dentro del propio pueblo: la denominada "MISIÓN RESCATE"

Se desarrolló por vez primera en 1968, cuando el maestro de escuela Ángel Martínez Prieto seleccionó a cinco alumnos para llevar a cabo estudios y excursiones a diversos elementos del patrimonio histórico y artístico del pueblo. Los niños de la Misión Rescate tenían como objetivo rescatar en la medida de lo posible las cosas que permanecían dormidas, olvidadas o en peligro de desaparición. Visitaron el Puente Canto, estudiaron los objetos artísticos de la parroquia, recorrieron las fuentes tradicionales de agua que surtieron al pueblo durante siglos e incluso estudiaron zonas arqueológicas como Los Castillejos el Pelegrín el Reollo, etc.

Ésta iniciativa sembró en Villa del Prado un excelente germen siempre necesario para el conocimiento histórico-etnológico que todos los pueblos deben tener sobre sí mismos.

Juan Durán

Fotos: Revista "La Ballena Alegre", nº 37, Agosto 1968

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada