28/1/09

NORIAS DE AGUA


Debido a la abundancia de agua en el pueblo y a su gran número de cultivos de regadío, desde la edad media y hasta la generalización del uso de los motores de sacar agua en la década de 1960, se utilizaron en Villa del Prado muchísimas norias en las huertas, de las cuales aún se conservan un buen número de pozos, aunque casi todas sin la antigua maquinaria de hierro.

Una noria consiste en un gran pozo de planta ovalada o rectangular con extremo curvo. El brocal de las norias tiene ésta misma forma. En su interior se sitúan una serie de barras que unen las dos paredes opuestas del pozo y también el eje de la rueda vertical de la maquinaria, hecha de hierro. Ésta rueda es la de mayor tamaño de las dos de que consta la máquina y está metida dentro del pozo por encima del nivel del agua. Acoplada a ésta se encuentra la cadena de cangilones o cubos que recogen el agua del fondo del pozo. Por último, por encima del brocal, ya fuera del pozo se encuentra la rueda horizontal, a la que se acopla el mástil para ser éste accionado por una mula, que al igual que en un molino de aceite, camina en círculos alrededor de la maquinaria.

Los pozos de las norias tienen en ocasiones un túnel lateral que parte de los exteriores del pozo y baja hasta cierta profundidad del interior. Éste túnel suele comenzar en el terreno de alrededor del pozo y va bajando cuesta abajo directamente hasta llegar a las paredes del pozo y desemboca en el interior del mismo, siempre sobre el nivel del agua. Servía por ejemplo, para bajar a reparar las maquinas y ruedas por su parte de abajo.

Fotos: 1: Vista de una noria en la actualidad, 2: esquema del funcionamiento de una noria, 3: entrada del tunel lateral de un pozo de noria


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada